JULIO 2010 // Del 6 al 25 de julio.

Mandalas: Marcela Morilla.

¿Qué es un MANDALA?

La palabra Mandala proviene del sánscrito y literalmente significa círculo, disco del sol o de la luna, grupo, multitud, rueda.

Un Mandala consiste en una serie de formas concéntricas que pueden ser representadas en el plano como una pintura sobre tela o papel con lápices de color, acuarela u otros materiales. Estas formas alrededor de un centro también pueden ser representadas en el espacio con elementos naturales como arena, piedras o ramas.

Tradicionalmente en su diseño se utiliza el círculo, símbolo del cosmos y de su totalidad y el cuadrado, símbolo de la tierra. La universalidad del Mandala se basa en su centro, que es comienzo del mandala y origen de todas las formas y procesos. Punto y círculo poseen propiedades en común simbolizando perfección, homogeneidad y ausencia de distinción o división.

El Mandala es una imagen sintética y dinámica a la vez, que representa y tiende a superar las oposiciones de lo visible e invisible, de lo temporal y atemporal, de lo múltiple y lo uno.

Donde mas se ha desarrollado el Mandala es en India, Tíbet y Nepal, también se encuentran en China, Japón e Indonesia.
Se destacan en sentido artístico por la complejidad de sus formas y como herramienta de meditación enfatizando la integración cósmica. No obstante, la mayoría de las culturas primitivas en todo el mundo han utilizado la imagen del círculo en representaciones bi o tridimensionales de la relación entre el mundo manifiesto y la realidad suprema.

Los Mandalas personales y evolutivos surgen por meditación y actúan por contemplación, es decir que la persona para quien fue realizado, simplemente al contemplarlo se conecta con sus potencialidades y con su propia armonía interior.

El Mandala es una guía para la meditación, conectando el microcosmos con el macrocosmos.

Marcela Morilla

GALERIA DE ARTE ORIENTAL // Curadora: Ana Palacio// VOLVER