Abril 09 // GALERIA DE ARTE ORIENTAL

Plastikmadchen

Laura Codega y Aurora Rosales

Del 14 al 24 de abril// VOLVER

PLASTIKMADCHEN El juego del plástico.
Esta muestra tiene que ser entendida como una muestra de cosas, colores, formas materiales. El espacio, que es una casa antigua se llenó de juego presente y de tiras, de cintas y tal vez cintas de arte, jirones solamente partes de partes.

Laura y Aurora son dos artistas y amigas que empezaron haciendo trajes para vestir a un grupo de gente en una fiesta en el bolsón este verano. Se divirtieron armando ropa glamourosa pero tomando como materiales casi basura. Y, a la vuelta del sur, se pusieron a jugar con lo que quedaba de los trajes y con los gestos de recuerdos de revistas donde las producciones de moda parece que van a revelar una especie de verdad que se escapa detrás de un efecto. Entonces se vistieron con esos restos y con la ropa colorida kitsch medio bizarra o no cómo? Se preguntaron si estaban disfrazadas. Salieron a pasear por los lugares del barrio preferidos algunos domingos a la tarde y vestidas así miraban cómo las miraban los vecinos.

Cuando el verano empezó a terminar surgió la posibilidad de hacer una “muestra” y pensaron en hacer en el espacio algo que tocara su interés por el arte contemporáneo. ¿arte? ¿Contemporáneo? Lau venís? Te re colgaste Auro!. Me gustó la muestra que fui a ver. Mirá esta revista….tal vez de fondo también estuvo esa pregunta por el nombre de lo que hacían.

La supuesta forma de hablar de un arte contemporáneo que habla movilizando símbolos: dinosaurios, plástico, las modelos, conectando distancias con ausencias , un dragón-un dinosaurio. Y a través de relaciones arbitrarias de lugar y forma aludir a espacios de nuestra vida social, y a procedimientos de artistas que las cautivaron. Ahora que el publico trate de adivinar lo que quiere saber de lo que sabe. No sabemos bien por qué nos acordamos de gestos de artistas que pospusieron la seriedad y dejaron que sus gustos contagien alegría y generen preguntas. Es juego en ese sentido.

Ahora en esta casa antigua y conservada que cada uno piense la propuesta como una pregunta sobre una forma de expresarse.

Es el brillo que nos cautiva o nos produce un rechazo. Recuerdo lugares donde se exhiben objetos que los diseñadores presentan como prendas súper caras y súper exclusivas pero ahora se vuelcan a la vereda que parece tomada cuando pasan los camiones y cuando molesta el ruido…. Un silencio después de un trance.

Ahora los sonidos mezclados de los de muchos efectos que cuando se corren uno se estira, se queda, descansa como un domingo a la noche después de un fin de semana.

Ignacio Mollo
Abril de 2009